18 de marzo de 2010

Si la Gran Vía de Madrid hablara... ¿Qué nos contaría?


La vía más conocida de la capital de España ha cumplido 100 años. Sin embargo, no importaría tanto este acontecimiento sino fuera por las miles de millones de historias que albergan estos 1.316 metros de calle.


Recuerdo cómo nos relataba Martín Gaite sobre su Leonardo Villalba en 'La Reina de las Nieves' y sobre cómo este en la pérdida de su pesquisa por Madrid, bajaba a menudo por la Gran Vía para reencontrarse.

Hoy, José Luis Álvarez Fermosel nos cuenta en su blog que su abuela vivió en el nº 38 de la calle, de donde años después saldría su madre dispuesta a casarse con su padre; Vicente Camarasa prefiere mostrarnos el arte urbano que encierran su conjunto de edificios a través de decenas de fotografías; Ana Casal, Elena Hidalgo y Anna-María Hollain han deseado incluir un mapa de Google Maps para que la situemos.

El caso es que, de un modo u otro, miles de personas reconocen este mágico lugar. Yo mismo, cual madrileño cualquiera que me vengo considerando desde que nací, podría contaros como desde pequeño, a mi padre le gustaba darme paseos por el corazón de nuestra ciudad, en lo que mi madre le advertía que era peligroso pues estaba repleto de carteristas (Como cualquier zona tan transitada de las capitales). En cualquier caso, a mí y sobretodo a mi padre, que era quien tenía la autoridad, nos daba igual (Porque hasta los carteristas de la Gran Vía dotan parte de ese encanto).

Si el mítico cartel de Schweppes sustentado en el corazón de la plaza de Callao desde hace décadas tuviera ojos, ¿Qué vería? Seguro que apasionantes historias.

Con el paso de los años y siempre acogido por ella, en la Gran Vía madrileña he discutido, he reído, he comprado, he leído, he pillado grandes cogorzas gracias a esos chinos que te venden y revenden cerveza por la calle e incluso he roto relaciones amorosas.

Ahora da igual que me hayan partido el corazón, que los haya partido yo o que simplemente se realicen tantas actividades legales e ilegales bajo la sombra del Capitol, porque hoy se celebra todo eso (la magia de las emociones y de la experiencia que nos alimenta) más que nunca.

El cine de Callao repondrá diez grandes películas en honor a su historia, entre las que destacarán Casa Blanca o Lo que el viento se llevó; La sede de Telefónica mostrará en su fachada gracias a la tecnología 3D, un recorrido histórico de este emblemático edificio; Incluso del 3 al 5 de Mayo se celebrará el I Encuentro Mundial de la Tapa para elegir la mejor de las tapas de este centenario o un autobús turístico de los ya típicos, transportará a todo aquel turista que lo desee con sus actuaciones en vivo y con la brisa de la ciudad; Esa que, como vemos, a pesar de su latente contaminación, ofrecerá su magia a todo el que lo desee con más fuerza que hace 100 años y con más resplandor que nunca.

Un universitario cualquiera.

RECOMIENDO...



7 comentarios

Javi dijo...

Una grande y via, llena de recuerdos, buenos y malos, pero todos recuerdos que al fin y al cabo son el único tesoro que podemos cargar y que los carteristas no te robarán.

Neogeminis dijo...

Las grandes ciudades tienen miles de historias personales que se entretejen con las de todos. Concierne al patrimonio de sus habitantes el intentar conservarlas.

Un abrazo.

Isabel Martínez dijo...

Manu, cómo me ha entrado la nostalgia con tu artículo. Hace unos años que no la paseo y me apetece perderme en esa arteria viva donde se tropieza a cada paso con lo que somos en cada momento. Múltiple y variopinta, multicultural, hermosa.
El vídeo, muy bonito.
Un abrazo grande.

Andrey Bacon dijo...

Después de leer lo de Chávez, apetecía ya perderse, sin pensamiento alguno, atentos los sentidos, por esa columna de Madrid, que sin hablar, no para de emitir ruidos, colores, sabores, olores y recuerdos.

Lo de ¿qué nos contaría?, supongo que lo planteas, para ver si puedes un día estrevistarla y sacar algún titular impactante del tipo:

"La Gran Via de Madrid se confiesa: prefería ser una callejuela anónima",

"¿Celos? que va. Las Ramblas están muertas. Y yo no tengo celos de un muerto."

"Como me pongan un parquímetro más o cierren otro cine/teatro para hacer más centros comerciales, me declaro CALLE CERRADA"


Un abrazo, Mel.

Manu Sancero dijo...

Javi: Ni yo lo habría dicho mejor.

Neogeminis: Tienes toda la razón, y ese patrimonio que tenemos y que debemos conservar debemos hacerlo por nuestro propio bien.

Isabel: Me alegro que hayas sentido todo eso, ¡Yo también cuando me estuve documentando para escribir este post! Aunque he de decir que no me ha costado mucho hablar de la Gran Vía, pues casi todo lo expresado viene desde la experiencia personal ;)

Andrey: Jajaja, me he reído mucho con tu comentario! Es muy bueno. Sin embargo este post va dirigido a todos vosotros, con intención de que, como siempre, opinéis y contéis vuestras experiencias que conciernen a la Gran Vía y así rememorar juntos estos 100 años.

Gracias a todos, recordar que vuestras opiniones os dan vuestra identidad,

Saludos universitarios!

Vicente Camarasa dijo...

Gracias por enlazar mi artículo en un blog que me ha resultado interesante.
Si te interesan los temas de arte te ofrezco los recursos de otro blog en el que participo
http://sdelbiombo.blogia.com

Vicente Camarasa

Manu Sancero dijo...

Un placer Vicente y tienes un gran blog!

Muchas gracias a tí por la recomendación. Le echaré un vistazo ;)

Un abrazo!!


 
ir arriba