9 de marzo de 2011

Mis e-relaciones y yo

Hoy vivimos completamente sumergidos en un e-mundo paralelo que nos han traído nuestras redes sociales, nuestras aficiones o incluso nuestro romanticismo a la hora de buscar al ciberamor en nuestras cibervidas. Sólo Facebook crece en 8 nuevos usuarios por segundo pasando de 337 millones el 1 de enero de 2010 a más de 600 millones actualmente, habiendo facturado además, unos 1.000 millones de dólares el año pasado.
¿La Era de la Información? Ese término se queda corto; Obsoleto diría yo. Creo que hemos llegado a un punto en el que ya ni vivimos en el mundo real; Más bien en uno meramente cibernético. Y de eso vengo a hablaros hoy, amigos: De mis renovadisimas e-relaciones y de cómo muchas de esas otras de las de antes se han ido perdiendo por culpa de las nuevas tecnologías.

Hubo un tiempo en el que llegaba un viernes y quedabas con tus amigos para irte de cañas, incluso para llevártelos a casa y ver alguna peli con palomitas o me atrevo a involucrar ya entonces a la tecnología si por medio había una Playstation con la que poder picarse.... ¿Todo eso hoy? Se ha perdido; Hubo un tiempo en el que uno ligaba en la barra de una cafetería, con el olor de un fortuna mal apagado y con un par de teléfonos intercambiados a boli en una servilleta que te agradecía la visita... ¿Todo eso hoy? Se ha perdido; Hubo un tiempo en el que era normal dar un paseo por cualquier parque de domingo de finales de abril, de esos que te saludan con un sol radiante para invitarte a montar en bici, a salir a patinar o simplemente a jugar al 'mentiroso' con colegas o vecinos en aquel verde natural... ¿Todo eso hoy? Se ha perdido. 

Ni hablemos de ir al cine a ver el último estreno, visitar a tu canta-autor favorito de concierto o, simplemente, salir de casa a tomar el aire... ¿Para qué vamos a hacerlo si ya lo tenemos todo delante de cualquier pantallazo y gratis? ¡Quizás esa es la trampa! Y es que 'Gratis' es una palabra que nos suena demasiado bien. Dejamos de ir al cine porque con Seriesyonkis tenemos cualquier película descargada de modo gratuito; Dejamos de ir al parque porque con Facebook podemos cultivar nuestra propia granja mientras en el mundo real hasta el aire parece que se paga ya; Dejamos de ir de conciertos porque gracias a Myspace o Spotify podemos escucharlos al momento... ¡Y ni hablar del ligoteo! Si tenemos sitios web específicos como Meetic donde poder elegir a la carta (Con su foto, datos personales, aficiones, gustos, bla bla y un largo, calculado, meticuloso y frío bla)... ¿Para qué vamos a hacer las cosas de antes?

Claro que sí, amigos. No hay duda de que casi cualquier cosa la podemos encontrar hoy gracias a Internet ¿Y con la tecnología móvil? Lo raro es que aún exista gente sin un iPhone o Blackberry para actualizarlo todo al momento. Y es que, seamos sinceros, la mayoría de nosotros lo que hacemos nada más abrir nuestras legañosas pestañas (Como muy tarde al llegar al curro/universidad) es actualizar nuestro perfil en Facebook, tras mirar el correo y nuestro otro perfil de Tuenti, acudir a las novedades de Twitter y.. ¡Uy! Hace ya un rato que no he actualizado Facebook... Y así repetimos el proceso X veces diarias mientras tenemos conectada la música o descargamos desde casa el último capítulo de 'Cómo conocí a vuestra madre' porque ya tocaba (Eso sí, en versión original subtitulado puesto que a los dobladores ni les ha dado tiempo aún a hacer su buen trabajo).
Está claro que tenemos de todo... Pero a pesar de ello, ¿No notáis que se nos ha perdido algo por el camino? Los olores, las servilletas de papel expuestas sobre las frías mesas de terraza o aquellas mágicas miradas insinuantes de las chicas/chicos tan deseosas de hincarnos el diente en la discoteca, son cosas que parecen haber pasado de moda. Pero yo aún diría más: las nuevas tecnologías han hecho que todo eso se vaya disipando en nuestro pasado más recóndito.

¡No cabe duda! Según un estudio realizado por Candytech, sólo Facebook pasó de 337 millones de usuarios el 1 de enero de 2010 a 585 el último día del año pasado (Yendo ya por más de 600 millones y demostrando el aumento matemático en 8 usuarios por segundo)...

¿Y sabéis cuánto facturó la red social de Mark Zuckerberg en 2009? 800 millones de dólares ¿Y en 2010? Más de 1.000 millones... ¿Sabéis cuánto se necesita para acabar con el hambre en el mundo? Según el director general de la Organización de las Naciones Unidas, Jackes Diouf, harían falta 44 millones de dólares al año (Dato del 2007), o lo que es lo mismo, menos de la mitad de lo que ha facturado Facebook el año pasado... Habéis leído bien, ¡Menos de la mitad! Y eso si sólo contamos los beneficios de Facebook. Imaginad si a eso le sumamos los de Myspace, Tuenti, Spotify, Youtube, Twitter y todo el resto del etcétera... ¿Habéis pensado en el mismo sonido que yo? '¡Caching caching caching!', eso es.

Pero dejemos a un lado los beneficios empresariales para pasar a nuestra intimidad más personal... ¿Sabíais que el 41% de los usuarios de esta red social (Por seguir con el ejemplo), revela información íntima a cualquiera? Sí sí, a cualquiera... Así lo especifica uno de los últimos estudios de Sophos, empresa líder en seguridad informática y sistemas de control. Y es que según ellos, el 87% de este alto porcentaje ha facilitado la dirección de su domicilio particular o el 84% datos sobre su nivel educativo o laboral... ¡A un e-desconocido! Podría incluso ser a algún e-psicópata si tenemos en cuenta cuantos de esos navegan a diario por la red.

Ciertamente, tanta cifra me supera y las especialmente altas se me escapan. Así que, simplemente volvamos a un nivel más personal; Tengo que reconoceros que hace unos días tuve el placer de ir con mis dos mejores amigos a ver a Paco Cifuentes (Canta-autor) y que en ese tiempo eché de menos actualizar una de mis tantas cuentas en la red. Sin embargo aquella sensación se me pasó enseguida, porque pronto recordé lo que era compartir vivencias reales con amigos más allá de la pantalla de un ordenador; Lo que es hacer carantoñas con ellos, darles palmaditas en la espalda o bromear imitando a Carmen de Mairena para que me brindaran sus sonrisas. Dicho de otro modo, restituir mis e-relaciones por relaciones reales y rehacer lo que una vez cambié. 

Precisamente, lo más real que se respira hoy es el hecho de saber que vivimos en un mundo cada día más aislado, aún recordando cuando no hace mucho las películas (Pongamos de ejemplo, 'Terminator'), nos alertaban sobre lo que sería de nosotros si nos dominara la tecnología... Y aunque no sea precisamente Schwazenegger quien nos controle, ¿No somos ya exclavos de ella? ¿No vivimos ya en un mundo de exclusivas e-relaciones en donde se han perdido las de antaño? Y vuelvo a preguntaros, ¿Era de la Información? Sabiendo en el fondo, la respuesta.

Un universitario cualquiera.

8 comentarios

Ainnoa♥ dijo...

Mucha razón, solo eso

Toni dijo...

Tengo más edad que tú, y he asistido al cambio radical que ha supuesto pasar de jugar en la calle a canicas,chapas,churro.... a jugar online a Call of Duty, o mandar un email a mi mujer porque no coincidimos en horarios.
Sin ánimo de crear ninguna polémica, y atendiendo solo a experiencia propia, las personas hoy están más solas que nunca.
En mi juventud éramos un grupo de 5 amigos inseparables. Hoy en dia, mi hijo tiene más de 300 amigos en Facebook, pero nadie con quien hablar de sus problemas (excepto sus padres).
Probablemente se echará una novia cibernética que vivirá a 4000 km, y no conocerá ni a que se dedican las empresas a las que manda currículums...
Una pena de avances...

Salu2

Adivín Serafín dijo...

Lo bueno está en salir a la calle y poder pasear por ella. Caminar al lado de la mar (los que somos de costa) y serenarte con su rumrum especial. Utilizar el ordenador y no que él te utilice a ti.

Blogsaludos

PINKY dijo...

Hay Manu ,menos mal que a mi me toco vivir la otra epoca ,porque si yo con lo "patosa" que soy para esto de las modernidades tuviese que ligar por este aparato lo tenia claro jajajaja
Menos mal que mi mundo( el de la cocina)tiene que ser al natural y no podemos echarle al estomago comida virtual jajaja
besinos

Estrella Altair dijo...

Hola pues yo que ya dejé hace años de ser universitaria... la verdad es que me gusta este nuevo mundo, y el que jugó a las canicas.. y en la calle y el que quedaba los viernes, y todo eso que relatas.. pues bien por ese pasado..

pero el presente es continua evolución y hay que adaptarse..

y esto de internet creo que está muy bien..

y no creo que la gente esté mas sola hoy que antes, está todo lo sola que quiere estar como antes, bien el bar, puff o internet...

y si creo que lo que tiene de peligroso internet, es el componente adictivo.. no saber regularlo y colocarlo en su sitio y que te llevo a tomarlo como algo que te engancha tanto que te impide hacer otras cosas, con eso dicho..

lo veo un lujo de este mundo que nos toca vivir y hay que aprovecharlo todo lo que podamos.

Me he extendido mucho para ser la primera vez, lo siento, espero no molestarte, pero el tema francamente me ha parecido interesante.

un saludo y ya me quedo en tu blog.

Javi dijo...

Hoy decía Jose Luis Sampedro: "habría que apostar por un desarrollo que en vez de buscar más buscara ser mejores". "Es asombroso que la Humanidad todavía no sepa vivir en paz, que palabras como 'competitividad' sean las que mandan frente a palabras como 'convivencia". Las redes sociales en lugar de buscar el marujeo podrían buscar la colacoración, la democracia 2.0, fomentar la sociedad, la ecología, la sostenibilidad. Ayudar a concienciar en lugar de ser prensa, rosa, amarilla o color caca en general versión amateur.

Nela dijo...

Hola, paso a decirte, a demás de venir a leerte, que hoy eres el Blog que recomiendo visitar en mi post, puedes verlo en
http://laporteriadenela.blogspot.com/2011/03/sara-ferguson-le-debe-dinero-un.html
Besos
Nela

jairo F.Quindós dijo...

Manu, buff peazo articulo si señor, mi opinion de las redes sociales es la falta de intimidad que generan yo por supuesto las tengo, pero ya estoy un poco harto de que la gente solo sepa manejarlas y cierre con ellas cualquier forma de comunicacion, a nivel personal mi ex-novia de 7 años vivia enganchada los últimos de relación y no veas como lo sufri, viendo cosas que me dejaban alucinado e incluso comentarios que me hacian daño, muchas veces las redes social enmascaran la palabra confianza y sinceridad, y es más dan pie a que la gente opine de cosas o sensaciones que no tienen ni idea de como vienen dadas, conclusion menos vida cibernetica y más de piel a piel, cara a cara.
he disfrutado leyendote hoy amigo.


 
ir arriba