21 de diciembre de 2011

Los ángeles de la Navidad

Primero de todo, tengo que pediros disculpas a los lectores por tantos días de ausencia poco habituales en mí por este blog, que sabéis por otro lado, es como mi casa desde hace ya algunos años. No obstante y no es por disculparme, no creo que haya sido en vano. He pasado este tiempo dedicado a mi trabajo y a los artículos para el periódico digital para el que firmo últimamente y, de paso, he recolectado gratas experiencias que sirven para que hoy vuelva a escribiros. Quiero contároslas y felicitaros estas fiestas de alguna forma especial, ¿Y por qué? Pues porque ha sido un año, para los que no malo, sí complicado, difícil y, personalmente para mí, muy guerrillero. Todos nos enfrentamos a nuestro día a día de alguna manera hasta que de pronto te das cuenta que siempre hay alguien a tu lado, en ese peor segundo del peor momento de tu año, para tenderte una mano amiga, sea la señora que le brinda un euro al moribundo del vagón de la línea 1 o el que compra el décimo en Doña Manolita mientras sella una sonrisa en recuerdo de sus padres; Porque entre tanta mierda, ambición, ansia de poder y poca cordura, no sé si son las fechas, la ausencia de otros ruidos o el hecho de detenerse a pensar hasta verles aparecer, pero de repente te das cuenta de que existen por ahí: Son los ángeles de la Navidad.


Empecé el año 2011 con austeridad estudiantil al enfrentarme a la que fue asignatura más rebelde, sofocante y, ¿Por qué no?, jodida de mi carrera. Dejé a mis amigos de lado para centrarme en terminar mis estudios cuando se me juntaron las cuentas pendientes y mientras algunos se me revolucionaban, mi amiga fiel de 13 años se nos iba de repente
Me regalaron un peluche, para recordarla, mientras la vida se seguía abriendo paso, y no sé por qué, aunque echando la vista atrás, se me obligaba a dar bocanadas con el viento y el devenir de los acontecimientos. Me enfrenté a un tío al que quise denunciar y a una relación amorosa apunto de venirse abajo, y fue irónico, porque en ese momento hice una fiesta para olvidarlo todo y todo se me sobrevino encima, contra mí y de sopetón, al ver como quedó mi casa; Justo como mi vida, con los muebles fuera de lugar y todo patas arriba.

Pero entonces, amigos, me senté y dejé abrazar por el silencio hasta que pasaran unos segundos, y algo se rompió dentro de mí para no volver jamás. Quise cambiar y no perder lo que sí era recuperable. Insistí en hacer las cosas mal para que salieran bien, y al final simplemente sucedían. Sea como fuere, todo continuó sin querer, y al eterno segundo paralizado le han seguido 3 intensos meses (los últimos del año) de locura, pero eso sí, una locura de la que amo formar parte.
Y sin dar igual todo lo anterior, hoy estoy aquí, escribiendo para vosotros y descubriendo que hay gente entre tanto desdén y desventura, que también están para ayudarte.

Veréis, cuando os digo que el periodismo es la profesión más bonita del mundo, no es astucia del estratega ni engaño del mentiroso. Resulta que, en pocos días y por tu trabajo, te topas con iniciativas solidarias como la de Juegaterapia, que desde hace ya algunos años reparten videoconsolas donadas por la gente a los niños con cáncer que permanecen ingresados en los hospitales de toda España, y que bajo el lema de "la quimio jugando se pasa volando", encuentran un sino en sus vidas para ayudarles justo cuando más nos necesitan; En poco tiempo, ves a un grupo de artistas que se juntan para formar parte de 'África Une', y recaudar así fondos con un Festival que sofoque la extrema hambruna que asola el Cuerno de África; O descubres, de repente, que hay famosos que apadrinan estas y otras causas como la de Psicomagnesia para incluir en nuestra sociedad a los enfermos mentales con bonitas obras de teatro.

Pueden ser cosas de tal guisa, o puede ser sencillamente el compañero de trabajo que se sienta a tu lado y te ofrece un contacto para conseguir una entrevista, el jefe que de pronto aparece para invitarte a la mejor de las cenas con todo el equipo, o la jefa que te contrató y que se ha marchado a otro lugar, deseándote la mejor de las suertes.

Puede que, de hecho, tengas esa y más que suerte, de tener una familia que no desista en sonreírte por muy cansado que uno esté de sonreír algunas veces; Que te planten una tarta con veinticinco números encima por mucho que te pesen ese día; O una madre que te besuquee sobremanera aunque no te apetezca.
Si tienes la mejor de las suertes, sin duda, contarás con amigos y colegas a los que llamar de vez en cuando para reírte de esas tonterías necesarias para llenar los huecos, aunque haya instantes en los que sepas, que muy a tu pesar vives en un mundo de mierda.

Pero te da igual, porque llega la Navidad, y entre la oscuridad emanan esas luces que nos incitan a pensar que aún hay esperanza. Descubres las miradas, su alegría; Te percatas de que aún hay manos que acunan manos entre sus dedos, ya sea al entregar una Playstation en un área oncológica o al agarrar juntos un micrófono por una buena causa.
Y entre todo eso estás tú, que ya te has sacado la carrera y ahora tienes el poder de hacer llegar un atisbo de esas ilusiones a la gente a través de tus escritos. Y te sientes realizado, porque al final, eso es lo más importante.

Así son los ángeles de la Navidad, amigos, y hoy me siento orgulloso de poder hablaros de ellos. Sólo me queda completar este mensaje con un bonito vídeo que, rodado por Álex de la Iglesia, ha reunido para una marca de salchichas a los más grandes humoristas de nuestro país. Tengamos consideración, pues, del trabajo que cada día hacen por ahí, algunos ángeles.

A los que están y a los que no,
Feliz Navidad.

Uc.

8 comentarios

jairo F.Quindós dijo...

Emotivo post Manu, sin duda se ve que empuñando el teclado haces del periodismo algo muy cercano, por cierto el anuncio de campofrio es una pasada tenemos que tomar nota.

PINKY dijo...

Hola Manu ,cuanto tiempo sin leer estos textos maravillosos,que salen de tu cabeza y materializas con tus manos ,como me gusta como escribes "condenao",asi que no nos castigues sin asomar por aqui
Te deseo felices fiestas y que el año proximo todo lo que te suceda sea bueno ,de corazon
Besinos

abajolasopos dijo...

¡Hola, Manu!

Como sabes, hace relativamente poco que te sigo. En este tiempo me he familiarizado con tu modo de comunicarte, tus ideas, tus percepciones... pero hasta ahora jamás te había leído nada tan personal. En cierto sentido,creo que ahora te conozco un poco mejor, y me alegra.

Un abrazo.

¡Feliz Navidad!

Cantares dijo...

Un año duro que te deja experiencia y te hace más sabio.
Me hiciste emocionar con el video, a Gila lo queremo y lo recordamos con mucho afecto.
Yo iba a quimio con una pc y escuchaba música, tenía organizado un recorrido que comenzaba con Serrat y Carreras cantado "Paraules d'amor" y cuando mi cuerpo reclamaba porque sentía la artillería pesada Freddy y Montserrat me cargaban de energía con "Barcelona".
No me curó ver el lado positivo, pero me lo hizo más llevadero.
Un abrazo enorme y un deseo gordísimo para que encuentres el sitio donde desarrollar tus sueños
Besos

Gem@ dijo...

Las fotos me encantaron y has conseguido transmitirme ese estado de melancolía que sientes y que espero sea pronto sustituido por momentos de felicidad.
Si hay algo de bueno en todo, es que de lo bueno y malo se aprende.
Que pases estas fiestas lo mejor posible y disfruta de aquellos que te besuquean sobremanera aunque no te apetezca porque algún día recordarás esos besos como lo más dulce del mundo. Incluso cerrarás los ojos para recordar cada detalle de esos momentos.

Lua dijo...

Hola Manu:
Quizás estas fechas son de las que mas me cuesta vivir. He leido todo lo que has escrito de cabo a rabo... y me he emocionado. Con tu pérdida, porque se lo que duele, con los abrazos de tu madre, porque yo no tengo a la mía pero sobre todo con el sentimiento que pones al escribir.
Espero que siga habiendo muchos ángeles de Navidad, aunque tengo la sensación de que cada vez quedan menos.
Un besazo grande Manu, y feliz Navidad.

dani dijo...

Hola Manu, al igual que Pinky, echaba de menos tus posts. Creo que vas mejorando, y mucho, la forma de transmitir las emociones a través de tus escritos, cada día son mejores, muy directos y llenos de fuerza. Tienes todo un camino que recorrer, no decaigas, tienes el mejor equipaje, tu sensibilidad y buen gusto.
Te deseo a ti y, a todos tus seguidores, una maravillosas Navidades y que el 2012 os llene de felicidad y de éxitos.
Un fuerte abrazo

serreina dijo...

Joer que emotivo. Excelente trabajo, y por supuesto, cuenta con mi voto, ya lo tienes.

Un abrazo


 
ir arriba