1 de julio de 2010

Arte en la galaxia


La estrella 'R Coronae Australis' se encuentra en una de las zonas de formación estelar más espectaculares. El Observatorio de La Silla (Chile) acaba de conseguir una preciosa vista que ha revelado a los astrónomos sorpredentes nuevos detalles de esta extraordinaria zona del cielo.



La magnífica imagen del área que rodea a la estrella R Coronae Australis fue creada a partir de imágenes tomadas con el Wide Field Imager (WFI) de ESO en el Observatorio La Silla. 'R Coronae Australis' se ubica en el corazón de una región cercana de formación estelar y está rodeada por una delicada nebulosa de reflexión azulada que se encuentra en una enorme nube de polvo.

El retrato fue tomado con el Wide Field Imager (WFI) en el telescopio de 2,2 metros de MPG/ESO en el Observatorio La Silla, en Chile. La foto es una combinación de doce imágenes tomadas a través de filtros rojo, verde y azul.

Muestra un trozo del cielo que abarca aproximadamente el tamaño de la Luna llena. Esto equivale a unos cuatro años-luz de extensión en el lugar donde se encuentra la nebulosa, ubicada a unos 420 años-luz de distancia, en la constelación de 'Corona Australis' (la Corona Austral). El complejo fue nombrado en honor a la estrella 'R Coronae Australis', visible en el centro de esta imagen. Es una de las numerosas estrellas en esta zona que se clasifican como muy jóvenes y que varían en brillo, rodeadas aún por las nubes de gas y polvo de donde se formaron.


Intensa radiación


La intensa radiación que se desprende de estas estrellas jóvenes y calientes interactúa con el gas que las rodea y es reflejada o re-emitida en diferentes longitudes de onda. Estos procesos complejos, determinados por la física del medio interestelar y las propiedades de las estrellas, son responsables de los magníficos colores de la nebulosa.
La nubosidad celeste se debe principalmente al reflejo de la luz de la estrella en pequeñas partículas de polvo. Las estrellas jóvenes en el complejo R Coronae Australis poseen masas similares al Sol y no emiten suficiente luz ultravioleta como para ionizar una parte importante del hidrógeno que las rodea. Esto significa que la nube no brilla con el característico color rojo que se observa en varias zonas de formación estelar.
La enorme nube de polvo que envuelve a la nebulosa de reflexión se aprecia en esta imagen con un nivel de detalle impresionante.


La 'R Coronae Australis' no es observable a simple vista, pero la diminuta constelación con forma de corona donde se encuentra es fácilmente detectable desde los sitios oscuros, debido a su proximidad en el cielo a la gran constelación de Sagitario y a las nubes ricas en estrellas hacia el centro de nuestra galaxia, la Vía Láctea.

Esta es una información tomada de EL MUNDO.ES
Un universitario cualquiera.

6 comentarios

Adivín Serafín dijo...

Hace mucho que no paso por aquí, así que hoy ha sido el día elegido. El espacio es algo que nos inunda con su belleza y nuestro desconocimiento. Siempre esta bien que alguien como tú nos lo acerques.

Blogsaludos

Manuel Sánchez Acero dijo...

Gracias por el comentario Adivin! Y no te preocupes por no pasar por aquí muy a menudo. Sólo debes saber que eres bien recibido siempre ;)

Saludos universitarios!!

Neogeminis dijo...

Intentar imaginar las maravillas que esconde el cosmo desde siempre me fascinó. Con las nuevas tecnologías podemos hoy lograr ver lo que antes apenas imaginamos. Qué pequeñez la nuestra ante semejante Universo inabarcable para la mente humana!

Un abrazo.

Manuel Sánchez Acero dijo...

Toda la razón Neo. Sin embargo hace un par de décadas se pensaba que las tecnologías propias a la Nasa y al espacio iban a ser lo que más evolucionaría y al final las nuevas tecnologías han preferido orientarse al fenómeno de Internet y todo lo que ello conlleva (Redes sociales, aplicaciones varias, etc), que a descubrir planetas :P

Quizás después de todo, el espacio quede demasiado grande para la raza humana... ¡A mí desde luego no me cabe duda!

Saludos universitarios!!

Nat dijo...

Esta entrada me ha encantado pero soy bastante ignirante en estos temas y me sorprende y cuenta entederlo

abrazos

Manuel Sánchez Acero dijo...

Nat. Creo que a todos nos pasa eso en estos temas... Es la grandiosidad de lo desconocido y lo ignorantes y pequeñitos que somos o nos podemos llegar a sentir al lado de todo este ente magnífico que nos rodea.

El espacio es ese gran desconocido que nos seguirá sorprendiendo y que, a veces, será entendido hasta desde el punto de vista más artístico.

Saludos!!


 
ir arriba