25 de octubre de 2011

Mi novi@ me ha dejado por Whatsapp, así que #AgurETA y #AgurTeresita

El titular no es más que una discreta caricatura de la mole de informaciones que podemos encontrar hoy en el mundo 2.0 y en los que consideramos canales fiables y fuentes informativas de nuestros días. Ya hablamos sobre mis e-relaciones y ahora quiero pasar al segundo capítulo de ese libro: Mis e-relaciones con el nuevo periodismo.

Antes (para los más tradicionales, aún hoy), la inercia de la mañana te llevaba a abrir las hojas de tu periódico favorito para acompañarlo con el café. Ahora, cada vez son más los canales de información directa a los que nos conduce nuestro ordenador al echarle un primer vistazo al llegar a la oficina, justo antes de ponernos con nuestras labores y mientras revisamos nuestro mail (Entendamos por ello, aquellos lugares donde damos directamente con las fuentes informativas); Así es, tenemos Facebook, Twitter, Google+... Un sin fin de lugares Social Media donde crece el Marketing 2.0 a costa de nuestros vicios.

Sin embargo, navegas por ellos unos minutos y los más catastrofistas te obligarán a leer que 'el periodismo ha muerto', que 'hay mucha crisis en el periodismo', que 'los profesionales de la información están condenados a desaparecer' y un largo etcétera de negativa verborrea.
Pues bien, sencillamente es mentira. Manuel Moreno, periodista digital y director de Trecebits.com, explicaba ayer en una entrevista publicada por diferentes webs, dos cosas a mi juicio, básicas para el profesional de la información: La primera, que debemos entender las redes sociales como un medio en el que tenemos un contacto mucho más directo con las personas (Nuestros lectores potenciales), permitiéndonos interactuar con ellos como nunca; Y la segunda, quizá más importante, que el periodismo no está desapareciendo, sino reinventándose.

Personalmente siempre he dicho que no creo que el periodismo tintado más convencional vaya a desaparecer, y veo que importantes profesionales del campo están de acuerdo... ¿Pero cómo va a morir el periodismo? ¿Qué disparate es ese? Navegando por webs como la mentada, lo cual recomiendo encarecidamente, descubriremos datos como que Google+ ya cuenta con casi 3.500 fotografías en sus bases de datos, que Facebook supera las 6.000, que el 93% de los grandes Planificadores de Marketing eligen esta última red social para sus campañas. Y por supuesto, luego está todo ese royo de la versatilidad, agilidad y compromiso mucho más directo con nuestros lectores con respecto a antaño.
El periodismo no ha muerto, amigos. no es así. Es más, el periodismo está más vivo que nunca. Pero no sólo en el campo de los profesionales de la información se mueve esta pesquisa. Pedro Rojas, profesional del marketing digital, habla en su Twitter precisamente de esta interactividad social.
Ahora bien, debemos de tener mucho cuidado, claro está. Nos movemos por canales en donde es igual de fácil leer al mismo tiempo, sobre el cese definitivo armado de una banda terrorista o sobre que nuestro mejor amigo lo ha dejado con la novia mientras le echamos un vistazo, entre sorbos de café, a las fotografías de la muerte de Gadafi; La información puede aparecer entremezclada y poco clasificada en un mundo donde estamos acostumbrados a que todo sea cuadriculadamente ordenado en ideología, secciones y temática. 
Dicho de otro modo, nos han educado para que al comer primero hagamos un primer plato, después un segundo y al final el postre, y ahora, de repente, nos advierten que las condiciones han cambiado y se nos exige que no siempre sea el postre lo último en servir.

Y de repente, resulta irónico y casi grotesco, que un día el Trend Topic de Twitter sea #AgurETA y al día siguiente, en su mismo lugar, #JustinQuiereDeCenaElCoñoDeLaMairena. Pero, lamentablemente no es una de mis histriónicas afirmaciones, es que es (fue) justo así.

En conclusión, ¿Ha muerto el periodismo? Hemos dicho que se está reinventando, pero mi pregunta es ¿En qué entorno? Y, ¿Son conscientes los lectores del mismo que transitan a diario así como los periodistas de su falta de interactuación en él? No lo creo del todo; Ni una cosa, ni la otra.

Uc.

9 comentarios

Elisa dijo...

No dejes que te dejen por cualquiera Manu!
Beso

jairo F.Quindós dijo...

El periodismo no esta muerto esta muy pero que muy vivo, aunque las redes sociales sean un popurri de datos a veces absurdos y cierren noticias importantes con otras menos, pero más personales.
Buen post reflexivo

dani dijo...

Manu, es buenísimo que te replantees el tema del periodismo, primero porque eres uno de ellos, y, segundo porque te inquieta el futuro del mismo.
Es evidente que debe reinventarse, pero nunca morirá el saber con cierto criterio que sucede en los distintos rincones de este mundo. Actualmente, las redes sociales nos facilitan muchísima información, demasiada y muy mala casi siempre, la velocidad en conocer lo que sucede en cualquier parte permite que cualquiera pueda ofrecer la exclusiva. Esto debe hacer reflexionar a los profesionales de la información y ofrecernos un valor añadido diferente, donde la calidad y la seriedad presidan de manera continúa. Ahora puede ser cualquiera quien ofrezca la información más jugosa desde el punto de vista interés de las masas.
Creo que los nuevos periodistas estáis llamados a realizar una revolución. Si todos tienen las ganas y la capacidad de análisis que tienes tú, será fácil encontrar el camino.
Ánimo y sigue así, el futuro te necesita.
Un fuerte abrazo

Neogeminis dijo...

Celebro mi aún inexistente relación con las redes sociales. En cuanto a otros canales que nos brinda la red -como este de los blogs, por supuesto- ya se me han incorporado totalmente a la rutina y mi manera de comunicarme. Sobre la muerte del periodismo, no creo -en mi humilde opinión- que ya sea tan grave.

Un abrazo.

Abacab dijo...

El periodismo se está reinventando, por supuesto, y los medios que más rápido y mejor se adaptan son los que triunfan y se mantendrán (esto es un perogrullo como un templo).

Se puede apreciar en todos los campos: televisión, prensa, radio, etc... Lo que pasa es que la gente es tradicional y gusta de hacer afirmaciones apocalípticas sobre las cosas.

Brindemos por los nuevos tiempos y nuevas posibilidades!

Saludos Manuel.

Javi dijo...

Yo no tengo tan claro el futuro de la prensa escrita. Yo soy uno de sus detractores, no por su contenido sino por su soporte. Desde un punto de vista de ecología y coste es insotenible imprimir miles de toneladas de papel por la mañan para envolver pescado con ellas al día siguiente.

Pero está muy bien que alguno sepan que su sector no esta en crisis sino en evolución y reinventandose, cosa de la que el sector de la "cultura" (dicese de intermediarios y resellers de la misma como discográficas o distribuidoras) aún no se han enterado. LA venta de CD's cae porque el CD ha muerto, viva el mp3.
Nuevamente es un problema de soporte, no de contenido.

Pero no olvidemos el canal, que en ambos casos debe evolucionar hacia el digital. Donde todavía si veo futuro escrito para más tiempo es en las revistas y prensa especializada, pero no en los noticiarios diaros. Aun así su evolución natural también pasara por su digitalización una vez sepan rentabiliar esa vía.

abajolasopos dijo...

¡Hola! Pienso que esto le da nuevas fuerzas al periodismo. Quizá se escapa del monopolio del periodismo tradicional y se abre las puertas a otras miles de formas de hacer periodismo, pero no tiene que ser un cambio que siente mal, puede servir para "poner las pilas" a los periodistas de carrera, para demostrar más calidad que aquellos que sin ser profesionales hacen "periodismo por su cuenta" y que son su competencia principal.

Elisa dijo...

Manu!
Leí tu comentario!
No estoy en París (ojalá)
Es una postal de la última vez que estuve :)
Buen comienzo de semana
Elisa

Toni dijo...

Creo que un grave problema al que nos enfrentamos es el periodismo hecho por "no periodistas".
Se prefiere una opinión descerebrada a una información seria. Una tendencia a una trayectoria.
Un mensaje de 140 caracteres a un elaborado artículo...
Difícil mundo tu profesión.

Salu2


 
ir arriba