20 de abril de 2009

Ciudad Universitaria: El "Botellódromo" de los estudiantes madrileños.


San Cemento, Santa Re-medios de la comunicación o San Cagao...
No son simples nombres cómicos o grotestos; Son el símbolo de botellón tras botellón que se celebran, principalmente llegada la primavera, en diferentes puntos del campus de Ciudad Universitaria en Madrid.
Cualquiera de estos etiquetados eventos nos sirven de excusa a muchos de nosotros para beber y pasarlo bien, o por contra para otros, para crear un nuevo debate social, sacando a relucir puntos críticos como lo que se ensucia con tales acciones organizadas por universitarios. Ésto pone en jaque la figura del universitario español, y más concretamente madrileño en este caso, pues se crea una imágen irresponsable y poco cívica de los jóvenes.


Personalmente asistí el pasado viernes a la fiesta de los agrónomos, que suele ser una de las mejores organizadas. No obstante, no quiero que se tenga por eso la imágen de que soy un irresponsable o un irrespetuoso. Quiero dejar claro que saco buenas notas y que vivo en la biblioteca de mi edificio practicamente a diario. este punto es importante para preguntarle a la sociedad... ¿Me convierto así en un mal ejemplo?


Esta fiesta concreta se abrió paso en el recinto de los que estudian tal ingeniería y, la verdad, es que esta parcela queda lejos de vecinos y no se expande por todo el campus (Quizá por eso no sea censurada por nadie, a diferencia de otros botellones que, evidentemente en Madrid, son ilegales). Por otro lado, a lo mejor sea más problemático el hecho de que se originen macrobotellones, es decir, que se corra la voz hasta que el evento se vea masificado, pues es mucho más dificil de paliar el festejo de las masas, además de ensuciar mucho más (Como ocurrió en esta misma fiesta el año pasado).

Así, poco a poco, como decía al principio, Ciudad Universitaria parece haber pasado a convertirse en un "Botellódromo" no oficial teóricamente.

Muchos de los que me lean, pensarán que este punto suponga problemas, principalmente el de ensuciar o las peleas juveniles de gente que no sabe beber. En este último caso, creo que sí tenemos que poner de nuestra parte los jóvenes para no dar la imágen lamentable que a veces damos a la sociedad. Sin embargo para el tema de ensuciar, sí que propongo una solución que ya se practica en muchas zonas de costa como Cádiz o en otros municipios.

¿Solución para no ensuciar?


Que la policía, como bien viene practicando a menudo por Madrid, pida DNIs simplemente para fichar al personal y advertir que sino recogen luego "su mierda" entonces serán sancionados, y que acabado el festejo, las autoridades vuelvan a darse un paseo para que vean si el recinto ha quedado limpio. De lo contrario, ya con los datos tomados, que sea cuando pongan el "multazo". De ese modo se provocará que los propios jóvenes se hagan responsables de ser mucho más limpios ante la posible censura y se conciencien de ello, ya que seamos sinceros, las copas en las discotecas están por las nubes y los universitarios que desean beber no son tontos y van a seguir haciendo botellones y buscando sitios de reunión como es el caso, con o sin consentimiento policial. Por eso debemos ir hablando de nuevas medidas favorecedoras para todos pues, tampoco es justo que en los locales se nos cobre por entrar el triple de lo que nos cuesta una cerveza de litro (Que por cierto y desviándome un poco del asunto, ¿Y ese sexismo de que las chicas pasen grátis o incluso con copa y los chicos tengamos que pagar? Así acabo yo en un bar de Chueca, por ejemplo, en donde no se da tal discriminación... que vale que muchos chicos son o somos tontos y accedemos a ese tipo de medidas con tal de ligar, pero por favor, más coherencia con todo esto).

Seamos consecuentes, ambas partes (jóvenes y Estado) de lo que pasa aquí y apliquemos medidas coherentes:

- A los jóvenes: Si de verdad queremos seguir bebiendo, dejemos de ir de locales durante una temporada (se podría incluso acordar un plazo). Organicémonos y que las discotecas y bares se queden vacíos los fines de semana, y ya veréis como así se verán obligados a bajar esos precios que no dejan de subir a cifras escandalosas (¿8 euros por una copa de garrafón con una coca cola de veinte centilitros? ¿Pero de qué van?). Nos hemos acostumbrado a esto, pero pensemoslo detenidamente: NO ES NORMAL y estamos en crisis. (Yo tengo 20 euros de presupuesto por fin de semana y es dificil salir y ahorrar una parte al menos).

- A las autoridades: Me parece estupendo que queramos una comunidad más responsable, silenciosa y limpia. Estoy completamente de acuerdo con eso. Pero por favor, está claro que la medida que aplicáis de censurar los botellones y perseguirlos no funciona... la gente se seguirá reuniendo en fiestas como estas, que sólo buscan la excusa de hacerlas vigentes (¿San Cagao? ¿Qué es eso? Pues está claro, la gente que quiere beber y divertirse sea como sea... ya puede llamarse "San ticali fragilisticospialidoso"...). Ampliar miras y buscar medidas más coherentes y menos dictatoriales, como la expuesta en este post, por poner un ejemplo.

Además de todo, desde aquí vuelvo a favorecer la cabida a vuestras opiniones, porque a todos nos importa hablar sobre lo que nos rodea cada día y proponer solucioness o nuevos puntos de vista. No os quedéis callados y abrir nuevas líneas de debate.

Un universitario cualquiera.

2 comentarios

Javi dijo...

¡Chapó!

Laura Enriqueta dijo...

Nada que añadir,lo has dicho todo. :) Creo que lo fundamental es concienciarnos entre nosotros de la importancia de mantenerlo todo limpio, lo que no se es cuanto tiempo se necesitará para ello. Un saludo!


 
ir arriba